Vamos de paseo, en un auto nuevo

19 enero, 2012 § 10 comentarios

 

¿Ves cuando alguien de tu grupúsculo te dice que está embarazada? Durante semanas te pasas el día viendo barrigas a todas horas. De repente la de la frutería, la que te sella la primitiva y dos primas tuyas tienen unos bombos de seis meses nacidos como de la nada… Bueno pues a mí me pasa lo mismo pero porque me voy a comprar un coche y he llegado al punto de no retorno en el que ya no me fijo en otra cosa. El análisis de cualquier vehículo que se me cruza, ocupantes, marca, modelo y color (en ese orden) se ha convertido en algo tan irracional que después de dos semanas de agotamiento, he pensado que la solución pasa por comprar el coche pero únicamente por salud mental.

Lo primero que he aprendido es que la categoría del coche no se corresponde nunca con la calidad y el tamaño del ocupante. Por ejemplo los coches deportivos no son para gente deportista, por contra el individuo que los conduce suele ser un señor mayor con más Farmatin en el pelo que la rubia que lleva al lado, que viene de serie como el cenicero ¿Y los coches familiares? A ver porqué los llamáis así cuando en realidad son camiones de mudanzas infantiles, que me pregunto yo como puede tener un bebé que mide exactamente lo que un Nenuco dos maleteros de adminículos, sinceramente he visto algunas Barbies con menos complementos. Igual no sois conscientes, padres del mundo, pero según va creciendo el niño le vais reduciendo los accesorios hasta que llega el día en el que solo le dais un iPhone y luego os quejáis… (ahí os dejo esta morcillita de regalo). Un apartado especial merece el todoterreno, un coche pensado para el campo que se ha convertido en el rey del asfalto. Siempre he pensado que eran 4×4 por el número de plazas de parking que ocupaban, luego ya me dijo un amigo que no, que era algo de la tracción o nosequé cosas. Y mira chica, gasta el doble y contamina el triple pero te da una sensación de poder únicamente comparable a calzarte unos Manolos un lunes por la tarde.

Como podréis entender todas estas reflexiones han provocado en mi cabeza, pensada únicamente para el baile, un reiterado Scratch neuronal. Si a esto añades la ausencia de una figura masculina que te haga el trabajo de sucio de comparar estadísticas, recolectar opiniones, valorar consumos, entrar en forocoches y blablablá para que se sume a tu experta opinión en torno al color o el acabado de tapicería, pues tienes lo que he venido a llamar locura transitoria.

El final de todo este cuento se llama híbrido que me han dicho que hace a pelo y a pluma. Y sinceramente me parece un gran concepto, en estos tiempos que corren hay que comer de todo.

Hasta la semana que viene.

 

—————————————————————————————————————————————————————————————

Lágrimas Negras

Mª Dolores Pradera

—————————————————————————————————————————————————————————————

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría #De Compras en Seso en VillamaYork.