Sin título y sin palabras

24 mayo, 2013 § Deja un comentario

Esto no lo he escrito yo, ya me gustaría a mí tener esta prosa… pero es algo que quiero compartir. Ana escribe todos los viernes un mail a sus amigos, entre los que me encuentro, sin otro ánimo que el de desearte un buen fin de semana y arrancarte una sonrisa, hoy el horno no estaba para bollos… Copio y pego con su permiso.

tumblr_mkendeQszU1ql8t12o1_400

¨Cuando la dejé esta mañana de exámenes en la puerta del colegio le deseé suerte me respondió: “espero no necesitarla”.  Igual hubiese contestado Encarna, que siempre afrontaba sus retos con una seguridad en sí misma sólidamente asentada en horas y horas de preparación, convencida de que el esfuerzo casi siempre hace innecesario el concurso de la buena suerte. Pero con lo que Encarna  no contaba -¿quién piensa en eso?- es que ese esfuerzo de nada vale frente a  la mala suerte, la que se escribe con mayúsculas, la mala estrella.

A Encarna la mala estrella la señaló con una de sus puntas y una mañana de examen le ocultó el camino hacia la Facultad de Periodismo. Luego olvidó cómo se bajaban las escaleras  y poco después comenzó a ver doble. El diagnóstico fue inequívoco: esclerosis múltiple, la enfermedad de las mil caras.

Con veinte años recién cumplidos -solo dos más que mi hija- dedicó toda su energía a un errático peregrinaje por todas las cortes de los milagros, desde el lunático sanador de Pontevedra hasta el brujo de Tordesillas. Daba igual lo lejana o costosa que fuese la solución, no había ningún límite para aquella guerra sin cuartel contra la esclerosis múltiple.

Tiempo después, con la derrota marcada en la frente, cruzaba el umbral de la asociación salmantina de esclerosis múltiple, aquel lugar descartado de principio por negar el milagro de la sanación. Allí fue recibida sin velas, altares ni banderas por un grupo de profesionales que sabían, comprendían, guiaban y la ayudaban a levantarse cuando, de vez en cuando, rodaba por el suelo.

Esta mañana la respuesta de mi hija me evocó  a Encarna. Imaginaba cómo hubiese sido mi vida si la punta de esa mala estrella hubiese elegido a la otra hermana, a la mayor, a mí. Pensaba si esa hija que esperaba no necesitar suerte hubiese existido, y qué habría si el día de mañana esa la mala estrella que sigue recorriendo el mundo decidiese apuntarme con una de sus puntas.

No sé qué haría. ¿Quién lo sabe?. Lo único cierto es que partiría con un punto de ventaja respecto a mi hermana, el de tener la certeza de quiénes son y dónde están quienes pueden ayudarme, quienes a partir de ese día serían una compañía imprescindible en mi camino.

El miércoles se celebra el día mundial de la esclerosis múltiple y  hoy quiero dedicar el mensaje de viernes a  esas personas imprescindibles que hacen tanto con tan poco. A Fany, la capitana del barco. A Ana, Lucía, Bea y Adrián, los motores del centro social de ASDEM.A Chari, esa mujer sonriente que está en todas partes. A Esther, Trini, Mar, Pilar y Lucía, las hadas buenas de la vivienda tutelada. A nuestros voluntarios, que cada día aportan el mejor de los regalos, ese que no se vende en las tiendas: tiempo y cariño. A Juan, Elena, Emilio, Jorge y  a todo el personal que desde ASPRODES nos ayuda cada día a ser mejores. A quienes desde fuera siempre están dispuestos a echar una mano, como los voluntarios que se han prestado a colaborar en la cuestación del miércoles y que han conseguido que ya solo estemos a falta de dos personas para cubrir todas las mesas.

Este viernes quiere ser, en fin,  un homenaje a todas esas gentes formidables que dedican su vida a mejorar la de quienes han sido señaladas por la punta de la mala estrella, a esas personas imprescindibles que no miran para otro lado solo porque la punta de la estrella no les ha señalado.  A todos ellos GRACIAS¨.

http://blogs.vidasolidaria.com/fundacion-esclerosis-multiple/2012/05/30/dia-mundial-de-la-esclerosis-multiple/

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para mayo, 2013 en Seso en VillamaYork.