El estado de bienestar

25 julio, 2012 § 13 comentarios

 

Todo comenzó el día en el que Maricruz dejó de reciclar los calzoncillos y se agarró con fuerza a la primera bayeta de microfibras, desde entonces vivimos, a mi juicio, en el estado de bienestar.

Tenemos un artefacto para cortar plátanos y tiritas de colores. Servilletas decoradas, pintura de pared con nombres de paraísos lejanos y Coca Cola Zero. Disfrutamos de los placeres del abre fácil y del papel higiénico húmedo. Sin duda la vida es mucho más llevadera cuando el aplicador del tampax es pearl y el detergente oxi-action y quién quiere ahora una lechuga que no venga lavada y en bolsitas. Y cuando más ilusionados estábamos por todo lo que habíamos logrado como país… Zasca, viene el gobierno y dice ¡Se acabó!

Suerte que todavía nos queda el Activia para cagarnos en todo sin mover un dedo.

Anuncios

§ 13 respuestas a El estado de bienestar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El estado de bienestar en Seso en VillamaYork.

Meta