Que me lo quitan de las manos

3 julio, 2011 § 2 comentarios

Es un tema muy manido, lo sé, pero yo no me canso de hablar de las rebajas. Es más, puede que en el fondo me guste más hablar sobre ellas que pelearme por una camiseta en el H&M. Ya… ahora es cuando todas las chicas pensáis: joder, que exagerada yo jamás me he pegado con nadie y menos por una camiseta. Bien, pues yo tampoco, pero le hubiera dado una guantá con la mano abierta a la prejubilada que se te cuela en la cola y otra, a la adolescente de los leggins que entra al probador con 15 prendas y otras tantas amigas. Ahora ya me entendéis…

Seamos realistas, a la mayoría nos gusta sufrir, no nos basta con los tacones de una boda o con el rimel a 40 grados, no. Al menos yo para realizarme como mujer necesito un mínimo de 35 minutos de espera en una caja y otros 20 de probador y todo para ahorrarme 8 euros en 3 prendas. Que no es por el dinero, que también, sino por contárselo a mis amigas que es lo que de verdad te pone.

¿Somos conscientes de que hacemos un gasto superfluo de energía y dinero? Por supuesto ¿Cuál es la  mejor manera de limpiar nuestras conciencias? Hacer partícipe de este, nuestro sufrimiento, a un marido, a un novio o a un follamigo. Que sí hombre, que las penas con Fran son menos. Así que pasamos todo el día mareando al susodicho, que el pobre Fran a las 7,30 de la tarde, te dice ya que el saco de patatas que te estás probando te queda de muerte porque te hace cinturita.

Para acabar, permitidme un consejo, sin ser yo nada de eso: jamás, pero jamás de los jamases sobrepaséis el límite del “cari, sujétame el bolso” porque cualquier día, y por una razón de puro equilibrio natural, tu churri puede sorprenderte con un  “sostenme el papel higiénico, que ya acabo”.

Para compensar este post, otro día os hablaré de la opinión que me merecen las pachangas de fútbol. Que aquí hay para todos, no creáis.
Anuncios

Etiquetado:,

§ 2 respuestas a Que me lo quitan de las manos

  • JASP dice:

    Ni “Mecagüen mis padres” ni “Tinto de verano”, estos sermones urbanos pueden consagrar un estilo charro de vivir. ¿Puedo ser tu editor? (pregutnas como éstas acaban con peor respuesta que las del tipo quiéres casarte conmigo). Besos zarados, JASP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Que me lo quitan de las manos en Seso en VillamaYork.

Meta